Una buena campaña turística: el cine y las series

Una buena campaña turística: el cine y las series

09/10/2013 | FxM – Nacho Sainz-Ezquerra

Que se recuerden los personajes o la banda sonora de películas y series parece que es algo normal, pero ¿qué ocurre con los lugares donde se graban? Éstos tampoco se quedan en el olvido, es más incluso hasta se llegan a quedar en la memoria mucho más fácil que las propias tramas, tal y como es el dicho: una imagen vale más que mil palabras.

Y es que ¿quién no ha visto una película y se ha dicho?: ¡vaya paisajes y qué casas, tengo que ir a conocerlo! Son muchos los cinéfilos, y los no tan cinéfilos, que se muestran fascinados por los escenarios de sus series y películas preferidas.

Ninguno de los habitantes de Lastres, localidad asturiana, pensaron un día que una serie televisiva les podía venir tan bien para su economía, y es que 3 años después de la emisión del primer capítulo de la serie española “Doctor Mateo” todavía sigue acudiendo gente a ver las casas y los lugares que vieron algún día en su televisión. Hay gente que va explícitamente a visitar estos lugares, pero hay otros que aprovechan que están por allí cerca y “de paso” se acercan a verlos.

De hecho algunos establecimientos han aprovechado tanto este tirón, que le han dado el nombre de esta conocida serie a sus hoteles o terrazas, o bien hasta se han creado dulces típicos con el nombre de la serie, conocidos como los “Mateos”. Todo es puro marketing.

Otro caso similar ha sido el de la reciente serie “Gran Hotel”, donde su imagen principal estaba representada por la fachada del Palacio de la Magdalena situado en Santander, y que fue residencia real durante los principios del siglo XX. Si bien antes de verse como ese “hotel” recibía una media de unas 1.000 visitas semanales, tras la emisión esas visitas se han incrementado en un 70%. Y es más, este tirón se ha aprovechado para hacer negocio y contribuir al mantenimiento de estas instalaciones, puesto que desde que se comenzó a visitar por mucha más gente, se cobra la entrada. ¿Casualidad u oportunidad de negocio? Incluso se podría aprovechar mucho más, puesto que son muchos los que según entran en las dependencias del Palacio preguntan por las habitaciones, creyéndose que es realmente un hotel, pero ¿quién nos dice que en el futuro no se plantee la posibilidad de permitir pasar una noche en unas pocas y exclusivas habitaciones en un enclave tan pintoresco como un palacio real? Quizás en un futuro todo sea posible.

Yéndonos más allá, más concretamente a la otra parte del mundo, otro caso bastante peculiar es el del Señor de los anillos. Muchos de los escenarios son visitados por millones de turistas. De hecho, el propio gobierno neo zelandés afirmaba entonces que después del estreno de las películas se incrementaron el número de turistas en un 40% llegando a los 2,4 millones de turistas. Entre ellos, el 6% afirmaba que la razón por la que habían acudido era porque Nueva Zelanda se encontraba entre sus destinos prioritarios por haber leído o haber visto la trilogía, y concretamente un 1% dijo que era la única razón que había tenido.

Es más por cada estreno de una de las películas de esta saga, momentáneamente los visitantes extranjeros se incrementaban en un 50%. Además en alguna de las localizaciones se han dejado hasta parte de los “sets” de grabación. Lo que da una importancia que tiene esta industria en la economía local.

Y de hecho es que a veces el cine hace surgir nuevos negocios. Como el de aquella joven emprendedora en Nueva York, que a raíz de la serie “Sexo en Nueva York” creó su propia empresa en la que se encargaba de enseñar a los turistas todos los escenarios por donde se desarrollaba la tan famosa serie.

Ni que decir también del café de los Dos Molinos de Amelie. Esa cafetería que se hizo tan famosa a partir de 2001 cuando se estrenó la película.

Y es que todos queremos revivir esos momentos que hemos visto en la ficción, y que cuando realmente nos damos cuenta que son sitios reales, cobran un valor especial.

Pero es que incluso en otras ocasiones son las propias autoridades las interesadas en que aparezcan ciertas localizaciones en sus películas. Tal es el caso que se mencionó anteriormente con la serie “Gran Hotel”, donde el Gobierno de Cantabria aportaba (subvencionaba) con 200.000 euros para que se rodara por diferentes paisajes de la Comunidad Autónoma, con la consiguiente promoción turística.

Es por ello que a veces el que unos paisajes aparezcan en una serie o una película puede ser la mejor campaña de marketing que se haya visto, y seguro que obtiene una mayor rentabilidad que los simples anuncios o cuñas que se emitan en medios de prensa. “Una imagen vale más que mil palabras”.

Disfruta de más contenido