vIAGra

09/11/2013 | Financial Times – Financial Times Español

El zapato no sólo está en el pie equivocado sino que está atado con un fuerte doble nudo. Allí viene Michael O´Leary, consejero delegado de Ryanair. La aerolínea de bajo coste alguna vez fue el recién llegado dentro de la industria, que asustaba a sus rivales con bajas tarifas titulares y prácticas astutas para extraer más dinero a los pasajeros. En 2013 ya ha advertido dos veces sobre el futuro de sus beneficios, y la última vez fue esta semana. La economía europea está débil y la competitividad es baja, lo cual hace que sea menos agresiva en el intento de atraer a clientes. Sus acciones han bajado un 23 por ciento desde principios de julio.

Luego, está Willie Walsh, su contrincante en International Airlines Group, está lleno de confianza. Durante estos días el dueño de Iberia y British Airways (BA) parece todo menos que un portabanderas enfermizo. Los datos del tercer cuatrimestre que salieron este viernes pasado superaron las estimaciones, y empujaron a las acciones hacia arriba. Han subido un 36 por ciento desde el comienzo de julio (¡hala – toma!, Sr. O´Leary). El cambio de rumbo en Iberia está en el buen camino. Su capacidad se ha reducido y los costes operativos en el tercer cuatrimestre fueron un 17 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior. Vueling, la aerolínea española low-cost, de la que IAG asumió el control total en abril, también va sobre ruedas. El grupo espera un beneficio operativo de unos 740 millones de euros este año, lo cual es una mejora notable comparándolo con la pérdida de 23 millones de euros del año pasado o con los 485 millones de euros de beneficio del año anterior.

Así que, si empleamos unos clichés ya desgastados sobre las acciones de las aerolíneas, IAG está despegando mientras Ryanair está experimentando turbulencias. Pero, espera un segundo: lo que afecta a Ryanair podría afectar a IAG. Más de la mitad de los pasajeros de IAG (aunque representen una proporción mucho más pequeña de los ingresos) forman parte del mercado de viajes cortos europeos. Es verdad que Ryanair tiene un modelo de negocio de vuelos cortos muy distinto a lo de BA y de Iberia. Sin embargo, por tomar el control de Vueling, ahora IAG es aún más un competidor directo para la aerolínea irlandesa.

El Sr. Walsh también tiene que enfrentarse a otros retos. Iberia todavía está finalizando los detalles de los recortes en costes con sus sindicatos. Podría haber más noticias sobre eso durante el día de los mercados de capital que tiene lugar la semana que viene. BA está creciendo, con un aumento del 6 por ciento en capacidad previsto para el cuarto cuatrimestre. Y el grupo todavía está dando unos retoques a su estructura organizacional después de haberla creado hace tres años. Hubo más cambios a nivel directivo esta semana.

A pesar de todo eso, IAG tiene el viento a favor y algunos movimientos en los precios han hecho que su capitalización bursátil superara a la de Ryanair esta semana. Aun así, suponer que el Sr. Walsh siempre va a dar buenas noticias es tan peligroso como suponer que el Sr. O´Leary no puede contraatacar.

vIAGra

11/09/2013 | Financial Times – Financial Times English

The shoe is not just on the other foot; it is tied tightly with a double knot. Here comes Michael O´Leary, chief executive of Ryanair. The European budget airline was once the upstart of the industry, striking fear into rivals with low headline fares and cunning ways to extract more money from passengers. In 2013 it has warned twice on profits, most recently this week. The European economy is weak and competition is hurting, forcing it to soften its edge in an effort to lure in passengers. Its shares are down 23 per cent since the start of July.

Then there´s Willie Walsh, his opposite number at International Airlines Group, full of confidence. These days the owner of Iberia and British Airways is looking like anything but an ailing flag carrier. Third-quarter numbers on Friday beat estimates, pushing the shares up. They have risen 36 per cent since the start of July (take that, Mr O´Leary). The turnround at Iberia is on track. Capacity has been taken out and operating costs in the third quarter were 17 per cent below the same period last year. Vueling, the low-cost Spanish airline that IAG took full control of in April, is also going nicely. The group expects an operating profit of €740m this year, a big improvement on the €23m loss reported last year or the €485m profit the year before.

So, to borrow the weary clichés about airline shares, IAG is soaring away while Ryanair has hit turbulence. But hang on a minute: What ails Ryanair could yet ail IAG. More than half of IAG´s passengers (although a much smaller portion of revenues) are in the European short-haul market. True, Ryanair has a very different short-haul business model to BA and Iberia. But by taking control of Vueling, IAG is now a more direct competitor to the Irish airline.

And Mr Walsh has other challenges to deal with. Iberia is still nailing down details of its cost cuts with the unions. There could be more news on that at a capital markets day next week. BA is growing, with 6 per cent new capacity coming in the fourth quarter. And the group is still fine-tuning its organisational structure, three years after it was created. There was more reshuffling at board level this week.

Despite all that, IAG has a following wind and recent price movements have pushed its market capitalisation above that of Ryanair. Still, assuming that Mr Walsh can keep the good news coming is as dangerous as assuming that Mr O´Leary cannot fight back.

Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
Translation for Finanzas para Mortales with the authorization of “Financial Times”.
Copyright &copy “The Financial Times Limited“.
“FT” and “Financial Times” are trade marks of “The Financial Times Limited”.
¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!