¿Y cuáles son los gastos fijos de un coche? (Parte I)

¿Y cuáles son los gastos fijos de un coche? (Parte I)

10/05/2013 | FxM – Nacho Sainz-Ezquerra

En primer lugar cuando uno se va a comprar un coche, analiza diferentes características para escoger el que más le guste, más barato le parezca, la comodidad, la utilidad, el color, etc.

Uno de los aspectos más importantes de primeras es el precio. Todo depende del poder adquisitivo que tenga cada uno. Para poder hacer frente a este gran desembolso, son múltiples las posibilidades que se nos ofrecen, tanto por parte de las entidades financieras, como por parte de los concesionarios. Por un lado se puede pedir un préstamo personal a tu entidad financiera de toda la vida, con el objetivo de comprar el coche, o bien, el propio concesionario te ofrecerá contratar el préstamo con la entidad financiera que él tenga contratada. En este sentido hay que tener en cuenta que los préstamos personales normalmente tienen una TAE del 8% o 9%.

Una vez hemos pensado cuánto dinero estamos dispuestos a gastarnos, debemos elegir qué tipo de motor se quiere, si de gasolina, diésel, híbrido, o solamente eléctrico. En este análisis únicamente nos centraremos en los dos primeros: gasolina y diésel. Los coches diésel pueden costar entre 3.000 o 4.000 euros más de lo que costaría uno de gasolina. A pesar de este mayor desembolso, tiene sus ventajas, sobre todo en el consumo. Un vehículo diésel puede llegar a consumir entre un 10% y un 40% menos que uno de gasolina, dependiendo claro está de si se conduce en ciudad o por carretera. Se estima que esa inversión inicial de más en los coches de diésel sólo compensa si se hacen al menos 25.000 km al año.

Jesús Casanova, catedrático de Motores Térmicos de La Universidad Politécnica de Madrid afirma que si bien el diésel consume menos, las reparaciones en un motor diésel son más costosas que las de gasolina. De igual modo asegura que la diferencia entre la duración de ambos motores, ahora mismo no es muy grande, cosa que no ocurría años atrás.

Si bien antes la diferencia entre el precio del diésel y la gasolina a la hora de repostar era elevada, hoy en día se ha reducido considerablemente, y se encuentran en precios muy parejos.

El ahorro de un diésel respecto a uno de gasolina se sitúa aproximadamente en 5.000 euros en diez años. Eso es lo que afirma un informe de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor.

En lo que respecta al mantenimiento, los diésel suponen de media unos 25 euros más al año que los de gasolina.

El impuesto de matriculación
Este impuesto trata de gravar a aquellos vehículos que más contaminen. Este impuesto no tiene finalidad recaudatoria, y únicamente se debe pagar cuando se compre el vehículo. En este aspecto, los diésel son más contaminantes que los gasolina, y por tanto tendrán un impuesto mayor.

El desglose de este tipo de impuesto se divide en 4 tramos, en función de las emisiones que tenga cada motor:
– 0%: aquellos vehículos que emitan 120g/km o menos de CO2
– 4,75%: cuando emitan entre 120 y 160 g/km de CO2
– 9,75%: entre 160 y 200 g/km de CO2
– 14,75%: 200 o más g/km de CO2

Un dato curioso que recoge la Dirección General de Tráfico es que en 2010 existían en España 11,4 millones de coches que utilizaban diésel, respecto a los 10,6 millones de gasolina. Es de señalar que esta circunstancia, el hecho de haber más vehículos diésel que gasolina, sólo se da en España y en Francia a diferencia del resto de Europa.

Un apartado a indicar dentro de este impuesto es que en el futuro, concretamente en 2014 entrará en vigor al nuevo impuesto de matriculación. De esta manera se gravará más a los vehículos más antiguos y que más contaminen.

El impuesto de circulación
Este impuesto se denomina oficialmente Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica. Lo que grava este impuesto son los caballos fiscales (CVF) que poseen los diferentes vehículos, que va en relación a la cilindrada y al número de cilindros. Tiene titularidad municipal, y por tanto son los diversos ayuntamientos los que tienen la potestad de poner las cuantías para cada uno de los tramos. Así, a modo de ejemplo, en Madrid a fecha 2013, se debía pagar:
– si es de menos de 8 CVF: 22€
– de 8 CVF a 11,99 CVF: 65€
– de 12 CVF a 15,99 CVF: 140€
– de 16 CVF a 19,99 CVF: 179€
– más de 20 CVF: 224€

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox