¿Y qué hacemos con el cadáver de Pulgoso?

¿Y qué hacemos con el cadáver de Pulgoso?

30/10/2013 | FxM – Hugo Vázquez

Un estudio llevado a cabo por Richard Topolski, de la Universidad Georgia Regents, encontró que puede ser tan fuerte el apego que sentimos por una mascota que si, hipotéticamente, tuviéramos que elegir entre salvarle la vida a ella o a un ser humano desconocido la elección sería casi del 40 por ciento a favor de nuestra mascota y 60 por ciento a favor del desconocido.

Ese apego y cariño que sentimos por nuestras mascotas nos lleva a lamentar tanto su pérdida, cuando mueren, que sentimos la necesidad de depositar sus restos en un lugar especial. Es por eso que en la actualidad existen servicios funerarios para mascotas que nos solucionan el problema de ¿Y qué hacemos con el cadáver de Pulgoso? Porque a un ser querido no se le tira a la basura, y si no tenemos un lugar propio para enterrarlo, tenemos la opción de cremarlo y/o depositar sus restos en un cementerio de mascotas.

¿Y cuánto cuesta incinerar a una mascota? Si la cremamos de manera individual, y si pesa menos de diez kilos, pagaríamos alrededor de ciento treinta euros (urna de cerámica incluida); y si optamos por una cremación colectiva el costo puede bajar hasta en un 65 por ciento. Aunque en el caso de las cremaciones colectivas se puede dar el caso de que ¡Ups! se mezclen las cenizas.

Si preferimos depositar los restos en un cementerio tenemos opciones que van desde una “minifosa” con un coste de 130 euros anuales hasta una “fosa de honor” por 5 mil euros. Y por supuesto los servicios funerarios del siglo veintiuno incluyen esquelas digitales.

La historia compartida de los seres humanos y los perros data alrededor de hace 30 mil años, y la explosión de los cientos de razas actuales, creadas a través de la cruza selectiva, es relativamente reciente, y ha potenciado las características que más apreciamos en estos animales de compañía.

Casi la mitad de los hogares españoles tienen una mascota cuyo mantenimiento anual puede variar entre 700 y 1.500 euros, incluyendo la visita rutinaria al veterinario que puede ser de alrededor de unos 30 euros (una urgencia médica canina cuesta el doble); aunque las dos terceras partes de los ingresos de los veterinarios se deben a servicios de peluquería y pedicura. Y a pesar de los años que llevamos sumidos en esta crisis económica, el sector de la alimentación y el cuidado de las mascotas no se ha visto afectado con la misma intensidad que otros sectores de la economía, lo que demuestra el afecto y cuidado que se le puede tener a nuestros amigos de cuatro patas. Y en los EE. UU. entre 2010 y 2012 la venta de disfraces para mascotas tuvo un aumento de casi el 70 por ciento, alcanzando la cifra de 370 millones de dólares.

Tan relacionado está el ser humano con los perros que en los países en que un importante porcentaje de la población tiene exceso de peso suele haber correlación con el exceso de peso que padecen sus mascotas. Por ejemplo, el Kennel club de Reino Unido lanzó en 2008 su campaña Get Fit with Fido (Ponte en forma con tu perro) para promover la salud física tanto de los dueños como de sus mascotas ya que, a pesar de que quienes tienen un perro suelen ser personas con menos problemas de sobrepeso, la falta de actividad física es una constante en los países occidentales… Y también los perros llegan a padecer sobrepeso. De hecho en los EE.UU. existen gimnasios para perros, aunque la mejor manera de mantenerlos en forma es convivir con ellos de manera activa: sacándoles a pasear, jugar o correr junto a ellos; lo que al final redunda en el beneficio de proporcionarse mutuamente (desde hace miles de años) salud y compañía.

Disfruta de más contenido 

Actualiza tu navegador

Esta versión de tu navegador no permite visualizar correctamente la página. Para que tengas una buena experiencia y mejor seguridad, por favor descarga cualquiera de los siguientes navegadores: Chrome, Edge, Mozilla Firefox